Fluzo Manuel Bartual hace muchas cosas

  • 6
  • 5
  • 4
  • 3
  • 2
  • 1
/ 12 comentarios

Diseñando para Astiberri

El proceso habitual cuando trabajo el diseño de una cubierta para Astiberri Ediciones consiste en adaptar al castellano el diseño original del título en cuestión. Algunos ejemplos recientes de esto que comento serían las cubiertas de El destino del artista, Paul se muda o La infancia es el infierno, en las que, con un ejemplar de la edición original en una mano y los materiales correspondientes en la otra, preparo una traslación fiel de lo que sus autores y editores idearon originalmente.

No obstante, hay ocasiones en las que he de preparar un diseño nuevo para la cubierta de un título ya publicado previamente en el extranjero, ya sea porque no nos pueden facilitar los materiales que utilizaron para la cubierta o, como en los tres casos que comentaré a continuación, el diseño original no nos termina de convencer o encajar dentro de la línea editorial de Astiberri.

Empezaré por el más reciente. El gourmet solitario de Jiro Taniguchi y Masayuki Kusumi es uno de los títulos que Astiberri publicará a finales del presente mes de agosto, y el primero firmado por ambos autores que se incorpora al catálogo de la editorial. Para su portada recibimos la ilustración con la que este título se presentó en países como Italia o Francia, pero con una caja de color en su esquina superior izquierda que limitaba y afeaba bastante su diseño: no había más remedio que colocar ahí el título de la obra y el nombre de sus autores, y yo no terminaba de verlo claro. Teniendo esto en cuenta, hablé con la gente de Astiberri y les propuse esta otra opción que podéis ver a continuación.

Para ella seleccioné un par de viñetas de la obra dándoles color tal y como aquí podéis ver y organizándolas para establecer cierto juego de miradas entre el solitario personaje protagonista y la comida de la viñeta inferior, en clara alusión al título de la obra y separando ambas escenas por una caja en la que enmarqué el resto de información necesaria, título y nombre de los autores. La cubierta desplegada, incluyendo su lomo, contraportada y solapas, podéis verla aquí.

Otra de las cubiertas que he diseñado recientemente para Astiberri es la de Ensalada de Niza, de Edmond Baudoin. Las portadas originales de las obras de Baudoin suelen ser viñetas ampliadas del interior de cada título, y hasta la fecha habíamos mantenido el diseño original de las mismas excepto en Los cuatro ríos, cuyo diseño francés formaba parte de una colección literaria y para ella terminé preparando uno nuevo. En el caso de Ensalada de Niza, la portada original no nos parecía demasiado atractiva y opté por buscar alguna otra viñeta que pudiera servirnos como portada.

Diseñar una portada de un título de Baudoin es algo bastante agradecido ya que sus tebeos están llenos de viñetas que pueden funcionar perfectamente como portadas: basta dar con el dibujo adecuado y buscar una composición que funcione. El resultado fue el que podéis ver sobre estas líneas, una portada que prioriza la ilustración frente al peso del título en cubierta y para cuya composición me apoyé también en el uso del color tal y como en ella podéis ver, buscando conseguir una portada llamativa que destacase en las librerías. Antes de enviarla a imprenta le pasamos una copia a Baudoin, quien nos escribió un par de mensajes de respuesta en los que se mostraba bastante entusiasmado con el resultado. Ésta es la mejor recompensa que uno puede tener cuando diseña una cubierta: que el autor de la obra termine felicitándote por el resultado. La cubierta desplegada podéis verla aquí.

Como veis os estoy explicando parte del proceso de realización de las portadas sin mostraros diseños o bocetos previos. El motivo es que no suelo conservar nada de esto, dado que tan sólo aboceto en papel un rápido esquema de cómo voy a componer cada portada y a partir de ahí comienzo a trabajarla directamente en pantalla, hasta dar con el resultado que me convence. No obstante, hay ocasiones en las que la portada que yo doy como buena no es la que termina publicándose: éste fue el caso de otro título reciente de Astiberri, Operación Muerte de Shigeru Mizuki.

La que veis aquí arriba no es la portada que acabó teniendo Operación Muerte, sino la primera que diseñé para este título. Me gustaba ya que, en mi opinión, refleja bastante bien el tono de la obra, con esos soldados saliendo de la oscuridad y el personaje principal sosteniendo en la mano esa inquietante espada, un dibujo que combina, además, el estilo “realista” que presenta algunas viñetas de la obra con lo “caricaturesco” del rostro de los personajes. En Astiberri gustó esta propuesta, pero cuando la enviamos a los editores extranjeros para que nos dieran su aprobación nos respondieron que a Mizuki no le gustaba y que probáramos otra cosa.

Nuestra respuesta fue la portada que podéis ver sobre estas líneas, que si bien a mí no me terminaba de gustar tanto como la primera, sí me parecía una portada bastante llamativa. Para ella utilicé una de las viñetas más “realistas” a las que aludía en el anterior párrafo, pero la respuesta de Mizuki fue la misma: tampoco le gustaba. En esta ocasión los agentes que andaban ejerciendo de intermediarios entre Astiberri y Mizuki nos explicaron que prefería una portada que no resultase tan cruda, que no mostrase de forma tan clara que se trataba de un tebeo de guerra.

Comencé a repasar de nuevo todo el libro en busca de alguna otra viñeta que pudiera funcionarnos como portada, pero el tiempo se nos echaba encima y yo no daba con ninguna que me gustase, de modo que terminamos optando por utilizar la misma viñeta que Cornélius había utilizado para su edición de Operación Muerte manteniendo el juego de blancos, negros y rojos que había planteado en  los diseños anteriores.

En esta ocasión preparé cuatro opciones diferentes. Astiberri eligió la segunda, aquella en la que la silueta queda sobre fondo rojo con el título de la obra y el nombre de su autor calados en blanco, y tras su envío a los editores extranjeros acabamos recibiendo finalmente su aprobación. El diseño completo de la cubierta podéis verlo aquí.

Tags:

Comentarios

Tyrexito

¿Y la original de Mizuki?

Manuel Bartual

La original creo que es ésta:

http://img.7netshopping.jp/bks/images/i3/19552737.JPG

Es una de las imágenes que asoman por Google cuando buscas “Soin Gyokusai Seyo”, que es el título original de la obra. Traté de localizar la imagen entre las viñetas del tebeo pero no la vi por allí, de modo que imagino que es una ilustración que Mizuki hizo a propósito para aquella edición.

Tengo la sensación de que no debió quedar muy contento con el resultado, porque me extraña que cuando rechazaron nuestras dos primeras propuestas no nos enviaran directamente ésta. Supongo que esos soldados que protagonizan la portada no encajaban mucho con su idea actual de no mostrar claramente que se trata de un tebeo de guerra.

el tio berni

A mí la primera versión para Operación Muerte me parece muy buena. Y el juego de contrastes en Ensalada y El Gourmet también, sobre todo en esta última, que es un poco Chip Kidd.

Manuel Bartual

¡La sombra de Chip Kidd es alargada! :)

UPL

Todo son cambios para mejor, la verdad. Dan más ganas de mirar el cómic para ver si lo compras con tus diseños que con los originales. Qué cosas. Enhorabuena. ;)

Jose A. Serrano

En el caso de “El gourmet solitario”, me gusta mucho más tu propuesta que no la portada original. Vaya, es que no hay color. Eso sí, en casos como éstos, cuando se cambia la portada (por el motivo que sea, porque no hay materiales o por razones editoriales), creo que lo suyo es reproducir en alguna otra parte del libro la ilustración de portada original.

Manuel Bartual

Al margen de que esté o no de acuerdo con lo de que haga falta reproducir en alguna otra parte la portada original (no lo tengo muy claro), el problema es que en ocasiones no se dispone de la misma. Date cuenta, José Antonio, que lo de diseñar una nueva portada es algo que muchas veces ha de hacerse porque no hay forma de conseguir los materiales originales de la misma, ni tan siquiera un ejemplar de la edición original. Sin ir más lejos, ya ves a qué calidad está la única copia de Operación Muerte que conseguí localizar rastreando por Internet.

Más sobre Mizuki y Operación Muerte en mi Formspring:
http://www.formspring.me/fluzo/q/903339345

Jose A. Serrano

Yo creo que la portada parte de la obra y lo suyo es reproducirla. A no ser que no se reproduzca por deseo expreso del autor, por ejemplo porque ya no le gusta la cubierta que realizó en su día o lo que sea (creo que está en su derecho, para eso es su trabajo).

Yo lo digo desde mi perspectiva, claro, y entre varios motivos, por una cuestión práctica: porque ayuda a identificar correspondencias entre diferentes ediciones de un mismo título a la hora de documentarse sobre una obra/autor (sobretodo cuando es en títulos japoneses o en los que el título es más “adaptación” que “traducción”). Si no hay materiales para reproducirla en condiciones, se puede hacer a pequeño tamaño en el interior, ya sea en los créditos, acompañando a un pequeño perfil del autor, como extra, donde sea y en pequeño si hace falta, pero que se incluya.

Por poner un ejemplo concreto: en la edición de Astiberri de lo último (en España) de Pellejero, en Carne viva, me extrañó y molestó que no se incluyera la portada del primer álbum, habiendo espacio (páginas) para ello. La reducción de tamaño no me molestó (para mi gusto, la soportaba bastante bien, y repercutía en el precio), pero sí la ausencia de la portada. Desconozco el motivo por el que no se hizo en ese caso concreto.

Alejandro

Que putada debe ser llamarse Taniguchi, hacer una maravillosa portada para tu libro y que llegue un editor tonto de un pais tonto y te la cambie, y que triste debe ser aceptar el encargo del editor tonto

Manuel Bartual

Alejandro, entiendo que puedas preferir la portada original de Taniguchi, pero hay cuestiones editoriales que también se han de tener en cuenta cuando un libro sale al mercado. La portada original puede ser maravillosa o no, pero aparte de lo que comento en la entrada, en este caso concreto también pesaba el hecho de que se tratara de una ilustración prácticamente intercambiable por las de otros títulos de Taniguchi. Competir en las librerías con el resto de títulos de ese mes utilizando una portada que vieras y pudiera parecer que se trataba de un título ya publicado me parecía poco sensato, de modo que se acabó optando por preparar una nueva ya que, además, por contrato así podíamos hacerlo. Que Taniguchi no haya puesto ninguna cláusula que obligue a los editores extranjeros de esta obra a utilizar la ilustración de la portada original puede dar pistas también acerca de la importancia que el propio Taniguchi da a la utilización o no de esta portada en las ediciones internacionales de El gourmet solitario.

Esto que comento entronca un poco con lo que dices un poco más arriba, José Antonio. Yo creo que hay obras en las que la portada sí que forma parte inseparable de la obra: me vienen a la cabeza, claro, los cómics de Chris Ware, o sin irnos muy lejos, El destino del artista de Eddie Campbell, en la que incluso los elementos de las solapas están pensados para que vayan dispuestos en todas las ediciones que se hagan del libro allí donde Campbell los colocó originalmente. En otros títulos, en cambio, creo que la portada que se utiliza responde más a cuestiones editoriales, comerciales e incluso geográficas, y ahí tenemos ejemplos como el de Clowes, que ha llegado a dibujar nuevas portadas para ediciones extranjeras de algunas de sus obras.

En cuanto a lo de no incluir la portada original en el interior del libro o todas las portadas de las que una edición se compone (el caso que comentas de En carne viva), a mí no me parece algo demasiado grave mientras en créditos se especifique bien el contenido de lo que tienes en las manos.

Añadir comentario

Mis libros (Ver más)

  • libro2

    ¡Escucha esto!

    Astiberri. Cartoné.
    96 páginas. 16 euros

    Ser un fanático de la música nunca había sido tan sencillo, pero si el acceso a la música es ahora más fácil que nunca

    (Leer más)
  • libro0

    Sexorama. El manual sexual de Manuel Bartual

    El Jueves. Rústica.
    96 páginas. 2,50 euros

    En la historieta que hace las funciones de prólogo para este libro ya lo aviso: Sexorama. El manual sexual de Manuel Bartual es

    (Leer más)