Fluzo Manuel Bartual hace muchas cosas

  • 6
  • 5
  • 4
  • 3
  • 2
  • 1
/ Sin comentarios

Mi Madrid

Gorka Elorrieta me pidió hace unos días que escogiera mis diez lugares favoritos de Madrid. El texto ha salido publicado hoy en El País, pero parece que lo que Gorka les envió se lo dieron a editar a un mono borracho. Para arreglar un poco el desaguisado, copio aquí debajo mis diez lugares de Madrid tal y como los redacté.

ACTUALIZACIÓN: Gorka ha movido sus hilos para que en la versión digital aparezca el texto correcto, ya que en la versión impresa, como decía, había algún desbarajuste. Gracias, Gorka, por conseguir la corrección y por invitarme a participar en la sección.

1. El luminoso de Schweppes. Cuando llegué a Madrid hace doce años, antes que La Cibeles o el Museo del Prado yo lo quería ver era el luminoso de Schweppes que corona la Gran Vía. Para mí Madrid era esto, tal y como Nueva York es la Estatua de la Libertad o Berlín la Columna de la Victoria. La culpa de que relacione la ciudad con un luminoso antes que con una fuente o con un puñado de lienzos la tienen un director y una película: Álex de la Iglesia y El día de la bestia.

2. Buen Gusto. Si ver comer a chinos en un restaurante chino suele ser garantía de calidad, imagínate uno en el que también puedes encontrarles celebrando el convite de sus bodas. Se llama Buen Gusto, pero tal vez lo conozcas como el chino del rey por la gigantesca foto que decora su entrada. Imprescindible hacerte una foto con ella a tus espaldas, e imperdonable salir de allí sin probar su arroz con verduras.

3. Café Molar. Mi cafetería/librería favorita. Está situada en el barrio de La Latina, lo cual me parece fatal porque no me pilla tan a mano de casa como me gustaría. Discos, camisetas, libros, una buena selección de cómics y una agenda de actividades que es un no parar. Me cae muy bien la gente del Molar. Cuando pases por allí, pídete una Salvaje.

4. El pozo inverso de Acacias-Embajadores. Si caminas por el pasillo que conecta bajo tierra las estaciones de Acacias y Embajadores acabarás pasando bajo un gigantesco respiradero que parece la mismísima boca del infierno. Siempre oscuro, siempre interminable. No es un lugar bonito ni acogedor, y desde luego el menos indicado para una primera cita, pero si lo hubiera descubierto con 6 años todavía sería fuente de muchas de mis pesadillas. Qué menos, por tanto, que destacarlo aquí.

5. La azotea del Círculo de Bellas Artes. Y del subsuelo damos un salto a las alturas: mi vista panorámica favorita de todas las que ofrece Madrid es la de esta azotea, situada en pleno centro de la ciudad. Hace tiempo que no subo a darme un paseo por ella, pero me chivan que ahora le han añadido un bar. Así que ahí dejo el dato.

6. De Prado. Cuando pienso en lo castizo, en mi cabeza se forman imágenes que recuerdan mucho al restaurante De Prado. Trato cercano, una decoración de otro tiempo, buena comida casera y una bandeja de postres que no te la acabas ni con todo el hambre del mundo junta. Es un lugar tan maravilloso que obligó a Santiago Lorenzo a falsear la fecha de su inauguración para poder incluirlo en su novela Los millones.

7. El Valle. Mi punto de encuentro con amigos y vecinos. Cerveza rica y tapas abundantes. Lo conocerás si has ido a ver algún concierto a la sala Caracol, porque es el bar donde seguramente habrás entrado a tomar algo minutos antes del espectáculo. Su tortilla de patatas es eso mismo, espectacular. Un palmo de alto, señores.

8. Plaza Campillo del Mundo Nuevo. En ella se cambian cromos y se venden revistas, libros, películas y tebeos todos los domingos de Rastro. Una fuente de ocio inagotable. No la visito más a menudo porque tengo la casa que no me cabe ya un alfiler más.

9. Las alcachofas de El Pimiento Verde. Esto no es un lugar, de acuerdo, pero cuidado: tampoco es un alimento. Es más bien una experiencia extrasensorial. Si no te gustan las alcachofas cambiarás de opinión al probarlas, si te gustan querrás pedirles matrimonio tras comerlas. Hay varios restaurantes de El Pimiento Verde en Madrid, mi favorito es el de la calle Quintana.

10. La Cineteca. Concretamente su sala Azcona, prácticamente mi segunda casa estos últimos meses. Es bonita, es cómoda, tiene buen sonido y una pantalla estupenda, en sintonía con su programación. En febrero estrenamos allí mi película Todos tus secretos, lo que le añade (permitidme la ñoñez, venga) un importante valor sentimental.

Tags:

Añadir comentario

Mis libros (Ver más)

  • libro2

    ¡Escucha esto!

    Astiberri. Cartoné.
    96 páginas. 16 euros

    Ser un fanático de la música nunca había sido tan sencillo, pero si el acceso a la música es ahora más fácil que nunca

    (Leer más)
  • libro4

    Sexorama. Donde caben dos caben tres

    Astiberri. Cartoné.
    96 páginas. 18 euros

    Nacho y Nerea llevan ya cinco años juntos, y su relación sexual comienza a amuermarse. Mientras tanto, Roberto

    (Leer más)